Son las 2 de las tarde en punto de un domingo y una masa heterogénea de unas doce personas se amontona en la entrada de un edificio recién terminado. Una joven residente que empuja un cochecito de bebé examina la escena con cejas torcidas antes de ingresar. Hemos llegado a Anafe, un híbrido de pop-up a puertas cerradas que acaba de inaugurar su nuevo hogar: un departamento  de un ambiente muy espacioso situado en un octavo piso ambientado como comedor familiar.

En las paredes hay líneas de libros de cocina que varían drásticamente en materia y geografía: el Perú de Phaidon, la biblia del pan propia de Tartine y el libro de cocina italiana de Massimo Botturo. En una mesita situada a un costado del departamento, un arco iris de conservas de frutas. Las mesas de cantina laminadas en color amarillo banana están decoradas con vasitos con flores frescas y una vista privilegiada del horizonte de Colegiales.

Los fundadores y cocineros Mica Najmanovich y Nico Arcucci trabajan sin parar atrás de la barra que es larga y abierta, pidiento con discretamente los platos que hay que reponer para su brunch estilo banquete. Al rededor de doce platos diferentes decoran una colección despareja de bowls gigantes y diferentes bandejas. Ella es judía y pasó algún tiempo en Australia. Él pasó parte de su infancia en España con su familia italiana. Todas estas historias familiares se funden entre sí y crean una experiencia culinaria que se siente como si un puñado de tías provenientes de todas partes del mundo se reunieran para una festín dominical, y se negasen a dejarte con hambre.

Milanesa sobre un colchón de verduras frescas.

Una Fainá pincelada con salsa de tomate gime crocante y se chorrea con notas de manteca y anchoas. Delgadas rebanadas tiernas de lengua coloreadas con aguachile verde y lechuga en lugar de la vinagreta tradicional. Papas rosti cubiertas con cucharadas generosas de crema de eneldo. Grandes cubos de papas al horno cubiertos con huevos revueltos y jamón cocido. La mostaza estalla y me recorre la lengua a lo largo y a lo ancho, provocando una explosión de nostalgia por esos desayunos post-Thanks Giving cargados de rábano picante. Una canasta enorme de verdes desborda con hojas amargas de kale, rúcula y hojas de remolacha que chorrea  abundante salsa César.

El roast beef de cocción lenta obliga a todos a dejar su asiento. La carne cortada en finas rodajas tenía areas rosadas y jugosas cerca del centro y el plato se vació antes de que se fuera el vapor. Lo acompañamos con puré de calabaza dulce. El shawarma se sirve al plato— ciertamente no es el más lindo de la mesa, pero está cargado de un conjunto de especias que dan complijidad al plato y unas ráfagas de granada acentúan su sabor. Hay pan fresco del maestro de masa madre Francisco Seubert de Atelier fuerza para improvisar sándwiches o para mojar en el juguito, como prefieran.

remolachas asadas y ensalada, quinoa y carne asada sobre puré de calabaza junto con pan de masa madre y paté

Para el postre, la estrella del espectáculo era un bizcochuelo cargado con relleno de queso crema y mermelada. Un segundo lugar muy peleado se lo llevó el budín de pan con cucharadas generosas de dulce de leche.

Además de los brunch de domingos al estilo tenedor libre, Anafe está abierto para la cena jueves, viernes y sábados con platos a la carta junto con fechas de pop-up de una sola salida en restaurantes de amigos, como Sheikob’s Bagels y Koko BaoBar, y lugares inusuales como la fábrica de papel Papelera Contemporánea y la tienda de muebles Tito Livio.

Anafe

Dirección: Colegiales, dirección exacta confirmada con la reserva

Abierto: jueves, viernes, sábados por la noche; brunch dominical

Precio por persona: cena, aproximadamente $500-550; brunch $450 estilo tenedor libre, las bebidas se venden por separado

Seguir: Facebook | Instagram